La fuerza síngular detrás de su elegante línea de joyería fina hecha a mano.

Liza Koekkoek, detras de su elegante línea de Joyería fina hecha a mano

Nacida y crecida en Guadalajara, Jalisco; Liza es hija del artista y diseñador Max Koekkoek, un holandés inmigrante y de su madre mexicana, tercera generación de artistas en vidrio soplado.
Su niñez, rodeada de color y artesanías en la ciudad de Tonalá, se reflejó en un ambiente lleno de expresión artística gracias a sus padres y conocidos. A los quince años,

ya tenía una tremenda colección de piedras y gemas preciosas, diseñando y creando bajo la enseñanza de su padre, en el taller de joyería.
Era natural que Liza dedicará su vida al mundo artístico, por lo tanto emigró a los 17 años a los Países Bajos, para comenzar su carrera formal como joyera y gemóloga profesional.

joyería
Joyería Artesanal

En ése transcurso de tiempo, ella se dedicó a llenarse e inspirarse en todas las distintas culturas y el arte que a su alrededor se encontraban.

En continúo aprendizaje y trabajando bajo la tutela de grandes artistas joyeros, como Trudi van Schaik en Maastricht, Holanda; y con Peter Vermandere y Daisy Verheyden, en Amberes, Bélgica; una de las capitales del diamante.

Después de cinco años llenos de frutos, decidió regresarse a su natal Guadalajara; para comenzar su línea de joyería, en su taller artístico en Tonalá, Jalisco.

Inspirada en sus raíces, mexicanas y holandesas, Liza crea joyas únicas, dignas de usar. Ella tiene una aptitud excepcional para combinar los colores de las piedras semipreciosas, junto los metales nobles como la plata y el oro.

Su trabajo ejemplifica la unión ideal entre arte, naturaleza y ornamento. Su distinguida herencia cultural, la inspira a crear joyería fina, con convicción y elegancia, obteniendo como resultado una colección de joyas, tan preciosas como cada día.

joyería
Joyería Fina hecho a mano, con piedras semipreciosas montadas en plata y oro. Contactar